Trump fue el único que no quiso quedarse a solas con sus pares

El presidente estadounidense evitó entrar a la reunión conocida como El Retiro, donde los Jefes de Estado se ven todos juntos las caras.

Donald Trump fue el único de los presidentes del G20 que decidió no compartir con sus pares el único momento en que todos los jefes de Estado se encuentran en absoluta soledad.

Según fuentes de la organización, Trump no quiso ingresar al salón del predio de Costa Salguero conocido como “El Retiro”, una sala que tenía sólo 20 sillas de cuero negro. Ese encuentro íntimo de los jefes y jefas de Estado en El Retiro ocurrió pocos minutos después de que llegaran al predio donde se desarrolla la cumbre, luego de saludar a Mauricio Macri en un besamanos clásico en estas ocasiones.

Desde allí, los mandatarios pasaron a la sala de reuniones conocida como “El mandala”, donde se sientan en una mesa circular junto a los representantes de los organismos internacionales.

Macri estaba acompañado por ocho funcionarios por su condición de anfitrión, Alemania y Japón por cuatro (son el último organizador y el próximo) y el resto de los países por tres cada uno. A los organismos internacionales, como la ONU y el FMI, le tocan sólo dos.

Ocho de los 20 jefes de Estado llegaron protegidos por un funcionario que los sigue a pocos pasos con una valija. Allí llevan una carpa y un escudo que se arma en un instante para proteger al custodiado en caso de ataque con armas bacteriológicas o disparos convencionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *