“Sero”, el primer auto eléctrico argentino, saldrá a la venta en tres meses

Se llama “Sero” y tiene un 85% de integración nacional en su producción. Su valor oscilaría entre 10 y 12 mil dólares, y podría recorrer hasta 70 kilómetros en una carga.

En un par de meses, los consumidores argentinos podrían estar ante la posibilidad de comprar el primer auto eléctrico de producción nacional. “Sero” está en su etapa final antes de lanzar la pre-serie, y restan algunas cuestiones legales para que se pueda poner a la venta.

Los creadores, Pablo e Iván Naya (padre e hijo) y Sebastián Da Dalt, trabajan a destajo para poder lanzar el mes que viene la pre-serie y que a partir de marzo y abril se empiece a comercializar. La idea, tomada de vehículos que ya circulan en Europa, no supone una sustitución del auto regular sino que ofrece una “movilidad alternativa”.

“No somos competencia para un auto. Esto es movilidad alternativa, no puede desarrollar ni alta velocidad -la máxima es 45 km/h- ni tiene autonomía para recorrer grandes distancias -dependiendo del uso entre 60 y 70 km-, no puede circular por rutas ni autopistas. Es lo que en Europa denominan micro-cars. Es un medio de transporte ideal para las ciudades porque no contamina y es pequeño (con lo que se simplifica el problema del estacionamiento)”, explicó Pablo a La Nación.

El Naya padre fue quien tuvo la idea original de empezar a construir el automóvil. Director de concesionaria hace más de 20 años, logró en 2012 ingresar los prototipos al país, pero a pesar de tomar la idea base de un vehículo italiano, la producción tiene un porcentaje alto de integración nacional. “Si bien el diseño es italiano, hicimos un desarrollo propio, modificamos las medidas, estructura y tecnología (llevamos invertidos algo más de 4 millones de dólares) Luego llegamos a un acuerdo con la gente de Da Dalt para producirlo en su planta de motos”, señaló.

Sero viene en tres modelos: con baúl, tipo camioneta y con media puerta. Tiene unos 2,5 m de largo y tiene capacidad para dos personas. La batería se recarga enchufándolo a un toma normal y recupera la carga total entre 5 y 7 horas.

Hace seis meses, los emprendedores presentaron el proyecto y una petición para poder autorizar el auto a circular al Ministerio de Industria y a los responsables de Transporte, pero no tuvieron respuesta. Es por esto que reiteraron el pedido a los nuevos funcionarios para poder comercializar en breve el vehículo, que costaría entre 10 y 12 mil dólares.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *