Revelan más desvíos de fondos durante la gestión de Julio De Vido

Según el informe que brindó PPT, desaparecieron fondos para construir centros para adictos en varias provincias.

Resultado de imagen para DE VIDO SEDRONAR UNIVERSIDADES

Julio De Vido suma otra sospecha. Anoche, en el segundo programa de la nueva edición de Periodismo para Todos, revelaron otros supuestos negociados del diputado que derivaron en el desvío de fondos, otorgados desde un principio para la construcción de centros de atención para adictos en Buenos Aires, Chaco y Santa Cruz. Según especificaron, giraban el dinero a diversos municipios o Universidades nacionales.

Periodistas de PPT visitaron las zonas donde deberían haber sido construidos los establecimientos con fondos del Ministerio de Planificación y de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas (Sedronar) durante el gobierno kirchnerista y las gestiones de De Vido y el cura Juan Carlos Molina, respectivamente.

El primer caso es el de la Universidad Nacional del Chaco Austral (UNCAUS). Recibió 9 millones de pesos para la construcción de uno de los centros, pero nunca sucedió. La ex diputada provincial Marilyn Canata, del radicalismo, culpó al rector de dicha institución, Omar Judis, a quien acusó de ser “el cajero” del ex gobernador provincial y actual intendente de la ciudad de Resistencia, Jorge Capitanich.

Lo mismo que pasó en el Chaco ocurrió al menos en otros dieciseis distritos de Buenos Aires. Por ejemplo, Tres de Febrero, al noroeste del conurbano bonaerense, cobró en 2015 unos 3,5 millones de pesos sobre un total presupuestado de 8 millones de pesos para una obra que nunca se concretó.

Pasando el límite provincial, en Río Gallegos, se dio algo similar mediante un convenio con la Sedronar, la Universidad de la Patagonia Austral cobró 7 millones de pesos sobre un total previsto de 18 millones pero nada se hizo.

El único centro para atención de los adictos que fue terminado está en Avellaneda, pero el mismo tuvo que cerrar durante un mes por los problemas de inseguridad en el barrio en el que funcionaba. Recién volvió a abrir sus puertas hace dos semanas pero no funciona plenamente. De acuerdo con el informe, de 77 centros planificados sólo se construyeron 25.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *