Putin se reunió con un funcionario iraní ideólogo del atentado a la AMIA

Tiene pedido de captura nacional e internacional. El juez Canicoba Corral elevó su pedido a Cancillería y por el acuerdo con Argentina, Rusia no puede negarse a detenerlo


El presidente de Rusia, Vladimir Putin, recibió a excanciller iraní Ali Akbar Velayati, imputado en la causa por el atentado a la AMIA en Buenos Aires que el 18 de julio de 1994 dejó 85 muertos y cientos de heridos. En la actualidad, es un asesor de alto rango del líder de la República Islámica de Irán.

El encuentro generó polémica ya que previo a la reunión, el juez federal Rodolfo Canicoba Corral había pedido a Rusia la detención del excanciller iraní, con fines de extradición. El magistrado argumentó su imputación en su probada participación “en la reunión donde se decidiera llevar a cabo el atentado”. El pedido fue presentado ante Cancillería para que fuera girado al país que lidera Putín.

El juez recordó que la justicia local ya había ordenado el 9 de noviembre de 2006 su captura nacional e internacional de Velayati “que se encuentra en plena vigencia“, aunque no está incluida entre las circulares rojas de la Interpol.

De acuerdo a funcionarios de alto rango de Cancillería y del Ministerio de Justicia, Rusia está “legalmente obligada a aceptar” la solicitud judicial por el tratado internacional que existe entre ambos países desde julio de 2014. En este marco, Putín no debería negarse a detener y extraditar al iraní, como lo indicó el acuerdo aprobado el mes pasado en el Congreso argentino.

Este documento firmado por Cristina Kirchner y Putin expresa: “Las Partes se obligan, conforme a las disposiciones del presente Tratado, a entregarse recíprocamente, por una solicitud, a las personas que se encontraren en territorio de una de las Partes, para ser sometidas a un proceso penal o para la ejecución de una pena, por la comisión de un delito que dé lugar a la extradición”.

En tanto, Canicoba Corral en su pedido a Cancillería indica que “tenga a bien solicitar a las autoridades competentes de la Federación Rusa la detención preventiva con fines de extradición de Ali Akbar Velayati” al tiempo que señaló: “Se deja constancia que con el estado mencionado existe vigente un tratado de extradición ratificado por ley“.

Desde el Gobierno aún no informaron si el presidente Mauricio Macri intentaría hablar con Putín para plantearle el reclamo argentino.

Al momento que ocurrió el ataque terrorista, Velayati se desempeñaba como ministro de Relaciones Exteriores de Irán (ocupó el cargo entre 1981 y 1997) y está acusado de ser partícipe de la reunión que se realizó el 14 de agosto de 1993 en el Consejo Supremo de Seguridad en la que se decidió el ataque.

Pesa sobre el un pedido de captura nacional e internacional desde  noviembre de 2006 aunque no rige una “alerta roja” de Interpol, lo que impide una detención automática.El año pasado estuvo en Singapur, Malasia y el Líbano pero no pudo ser detenido.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *