Putin, acusado de haber ordenado un asesinato

Putin 2

Un juez británico dijo que el presidente ruso fue quien aprobó un plan de inteligencia para acabar con la vida del espía Alexander Litvinenko en 2006, quien murió envenenado por Polonio 210.

El presidente ruso, Vladimir Putin, “probablemente” aprobó un plan de la inteligencia rusa para asesinar al ex espía Alexander Litvinenko, quien murió en 2006 tres semanas después de tomar té envenenado con una sustancia radiactiva en un hotel de Londres, según dijo un juez británico.

El juez Robert Owen, a cargo de la investigación sobre el asesinato, concluyó que posiblemente el presidente ruso firmó la orden de muerte de Litvinenko, un crítico del Kremlin que fue envenenado con la sustancia radiactiva polonio 210 en noviembre de 2006.

La viuda del ex espía se mostró “muy satisfecha” con las conclusiones del magistrado, pero el gobierno ruso dijo que la investigación estuvo “politizada” y fue “extremadamente opaca”.

En su documento, de 300 folios, el magistrado señala que los ex agentes rusos Andrei Lugovoi y Dmitri Kovtun, con los que Litvinenko se reunió el día en que fue envenenado, lo mataron al actuar probablemente bajo la dirección de los servicios de inteligencia rusos FSB.

El magistrado apuntó al trabajo de Litvinenko para los servicios secretos británicos, las críticas contra el FSB y contra Putin, además de sus vínculos con el magnate ruso Boris Berezovsky, como los posibles motivos para su asesinato.

Owmen también mencionó las rivalidades entre Litvinenko y Putin, que datan de los años en que el dirigente ruso estuvo en el FSB. El ex espía hizo “repetidos ataques personales” contra el presidente después de solicitar asilo en el Reino Unido en 2000, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *