Polémica entrega de licencias de conducir en una localidad de Córdoba

Obtener la licencia de conducir en la Municipalidad de Toledo, a 20 kilómetros de la capital provincial, demora 88 minutos.

Otorgan, en promedio, 200 licencias por día. La mayoría a vecinos de la capital provincial. Licencias de conducir, un problema minimizado.

Fue comprobado ayer por un cronista que viajó a esa localidad, del departamento Santa María, para saber si era cierto que decenas de cordobeses tramitan allí, cada día, un carnet; y que eso sucede por prácticas que para algunos son irregulares, al punto que generaron un reclamo de la Municipalidad de Córdoba y preocupación en la Agencia Nacional de Seguridad Vial de la Nación.

“La prueba comenzó a las 12.10 de ayer, en la Municipalidad de Toledo, y se completó en 88 minutos después, a las 13.36”, comentó el cronista.

Detalle de lo ocurrido contado en primera persona por el periodista cordobés (Fuente: lavoz.com.ar):

Me acerqué a uno de los seis empleados que atendían y me indicó un box específico. El funcionario que estaba en ese lugar me preguntó qué necesitaba. “El carné”, le dije. “Deme su DNI”, me pidió con amabilidad.

Se lo entregué, tomó nota y me lo devolvió junto con un formulario. “Vaya aquí a la vuelta, al dispensario, que se lo van a llenar”. Le hice caso y caminé 73 pasos hasta el dispensario Ramón Carrillo. Una mujer en la mesa de entrada me atendió rápido. Tomó el formulario y me preguntó dos cosas: edad y estado civil. “Espere ahí que ya lo van a llamar para el examen de la vista y el grupo sanguíneo”, señaló, expeditiva.

Me llamaron ocho minutos después desde un consultorio. Dos mujeres muy atentas y amables me indicaron qué hacer: primero taparme un ojo y luego el otro para reconocer “letristas” en un cartel, y luego prestar la mano y el dedo anular para un pinchazo. Antes del pinchazo me advirtieron que la práctica tenía un costo de 100 pesos. Acepté rápido y el resultado del análisis fue estampado en un papelito a nombre de un bioquímico ausente, en el que no consta ni el pago de los 100 pesos ni la relación del bioquímico con el dispensario o el municipio.

Expertas, las “enfermeras” me indicaron que regresara al municipio con una fotocopia del DNI. Allí aguardé el llamado que llegó a las 13.08. Una empleada me preguntó qué tipo de carné quería: “¿Moto o auto?”.

Respondí rápido y pregunté cuántos carnés emitían por día. “Depende –respondió–; ayer (por el martes) 240, pero hoy capaz que lleguemos a los 160”.

La misma empleada me tomó una foto digital y, sin perder tiempo, imprimió la licencia que tuve que firmar. Luego me indicó que me trasladara hasta la caja para pagar y allí me entregaron el carné con un holograma de la Provincia de Córdoba. Durante los 88 minutos que demoró el trámite nadie me preguntó si sabía manejar, si había tenido o no otra licencia, o si conocía las leyes de tránsito, requisitos que exigen todas las leyes vigentes.

Consultado al respecto, el intendente de Toledo, Víctor Hugo Toledo, respondió que podría deberse a que “como hay mucha gente de vacaciones, los que habitualmente hacen esos trámites y toman las pruebas como se debe, no están. Y han sido reemplazados por personal de otras áreas que pueden no haber estado preparadas”.

“Generalmente, le preguntamos a la gente sobre las normas –agregó Toledo–; le hacemos una revisación médica, como se debe. Mañana voy a llamar la atención al personal actual”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *