Odebrecht: un ex directivo afirmó haber coimeado a funcionarios argentinos

El ex miembro de la firma brasileña aseguró haber pagado millones de dólares en retornos a empresarios integrantes de una compañía que estaba administrada por el primo de Mauricio Macri


El ex vicepresidente para América Latina de la constructora brasileña Odebrecht, Luiz Antonio Mameri, reconoció haber pagado coimas por 2,9 millones de dólares a funcionarios argentinos para concretar el proyecto de soterramiento del Tren Sarmiento.

En el video publicado por La Nación, Mameri acusó de intermediario a un alto ejecutivo de IECSA, la constructora que fuera propiedad del hoy presidente Mauricio Macri y que en ese momento estaba bajo el comando de su primo Ángelo Calcaterra. El brasileño apunta a Javier Sánchez Caballero, uno de los más importantes de la firma.

“El señor Javier Sánchez Caballero informó que había realizado gestiones con los funcionarios públicos en nombre del consorcio para que el mismo pudiese ganar la licitación. Ni bien el consorcio empezase a recibir pagos por los servicios prestados, el consorcio debía realizar esos retornos“, afirma Mameri ante los fiscales del Lava Jato en Curitiba, Brasil.

“Una parte correspondiente (de los pagos) había que pasársela a él, al señor Javier Sánchez Caballero”, afirma el ex ejecutivo de la multinacional. “En caso que la empresa no aceptase esas condiciones la empresa quedaría fuera del proceso licitatorio”, sostuvo el ex Odebrecht.

La declaración de Mameri sostiene la existencia de sobornos, pero no aclara a quiénes fue destinado. La obra en su momento fue encabezada por el Ministerio de Planificación de la Nación, a cargo de Julio De Vido, y la Secretaría de Obras Públicas de José López.

“El señor Caballero no reveló quiénes serían los funcionarios públicos que se beneficiarían de esos pagos. Yo autoricé los pagos por 2,9 millones de dólares”, admitió Mameri. La información revelada sirvió, bajo el sistema de delación premiada, para reducir la pena por los sobornos y hechos de corrupción en Brasil y otra decena de países.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *