Moreno: imputaron por falso testimonio a la vicedirectora en la causa de la maestra torturada

Si la Justicia falla en su contra, la pena por falso testimonio es de 1 a 4 años. María Fuentes dijo que habían recibido amenazas telefónicas.


María Fuentes, vicedirectora (derecha)

María Fuentes, la vicedirectora del Centro de Educación Complementaria N° 801, donde trabaja la maestra a la que le escribieron en el abdomen con un punzón “Ollas no”, fue imputada por falso testimonio.

La vicedirectora fue una de las primeras en hablar frente a las cámaras de televisión tras el ataque a la docente Corina De Bonis y habló de amenazas previas. Sin embargo, tras la investigación la Justicia determinó que no fue así. “Fuentes declaró haber recibido una amenaza telefónica en la escuela. Se relevaron todas las llamadas, origen y destino, tiempo de duración y declaraciones testimoniales y se encontraron absolutas inconsistencias”, explicaron fuentes de la causa a Clarín.

En caso de que la Justicia falle en contra de Fuentes, la pena por falso testimonio es de 1 a 4 años.

Los puntos dudosos en el relato de la docente:

1) En su declaración la mujer dice haber sido secuestrada en un auto “viejo” de color “bordó”. Pero en el relevamiento de las cámaras de seguridad de la zona no apareció un automóvil con las características del que ella mencionó.

2) Las cámaras de seguridad aportan otro dato fundamental: a la docente se la ve caminando en dos lugares diferentes en un tiempo que tampoco condice con la posibilidad de un secuestro. Es decir, Corina camina por una zona y minutos más tarde aparece en otro lugar cercano. En el medio dice haber sido secuestrada, algo que por el tiempo transcurrido no resulta claro.

3) De Bonis declaró haber sido amenazada por una voz masculina el 23 de agosto mediante una llamada al teléfono del Centro Educativo Complementario 801. La Justicia analizó los llamados de ese día y el único contacto que encontró fue de la mamá de una alumna que duró un minuto. La madre fue citada a declarar y descartaron que haya sido quien realizó la llamada intimidante.

4) Las fotos que se conocieron de la maestra luego de la denuncia del secuestro muestran su abdomen con la frase “ollas no”. Las pericias determinaron que la grafía con las que fueron hechas es incompatible a un intento de tortura. Los especialistas explicaron que tienen un trazo parejo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *