Miami: Detuvieron a un argentino que tenía un arsenal en su casa

Jaime Federico González, de 38 años, tenía 6 rifles, 3 escopetas y 11 pistolas. Revelaron que amenazaba con una masacre.

Un argentino con residencia en Miami Beach, Florida, fue arrestado tras amenazar a los vecinos de su edificio y  a policías locales al grito de querer “matarlos a todos”.

Jaime Federico González, de 38 años, fue detenido para ser evaluado mentalmente y llevado al hospital Mt. Sinai, donde denunciaron que también amenazó a los médicos. Luego fue acusado de asalto, robo y posesión de un rifle de barril corto, escopeta de cañón corto o una ametralladora, según informó el diario New Herald.

Tras una denuncia en el departamento donde vivía, la policía llegó y le informaron que González estaba amenazando con herir a otras personas.

La conocida, que era una inquilina de González, dijo que se despertó esa mañana cuando el hombre intentó ahorcarla. Ella trató de huir del departamento temiendo por su vida, pero el hombre no la dejó. La mujer pudo escapar unos minutos después, cuando un empleado de mantenimiento tocó a la puerta del departamento para saber a qué se debían tantos gritos.

Esta inquilina reveló luego que González venía actuando raro últimamente, amenazando con matar a desconocidos y familiares y haciendo comentarios terroristas. Cuando los policías hablaron con el argentino, este se puso furioso de repente y repitió sus amenazas, por lo que fue detenido inmediatamente.

Tras una orden de registro, los policías hallaron en la vivienda de González un arsenal de 20 armas que incluía 6 rifles, 3 escopetas y 11 pistolas, además de unas 1.000 municiones. Una de las armas encontradas había sido reportada como robada en el año 2009 y una de las escopetas poseía un barril corto que es ilegal.

Además de eso, González fue acusado de asalto sexual, ya que luego la inquilina lo denunció de haberla violado el viernes mientras dormía. Dijo que cuando se despertó, encontró a González encima de ella, penetrándola, según indicó el reporte policial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *