Macri evaluó echar a Gómez Centurión, pero por ahora no le suelta la mano

El jefe de la Aduana había negado un plan sistemático de represión ilegal de la dictadura. 

El Presidente Mauricio Macri no le exigió a Juan José Gómez Centurión que dé un paso al costado porque considera que el funcionario está enfrentando con éxito el contrabando en la Aduana y porque tampoco cree tener un nombre mejor para ese sillón. Pero aquellas declaraciones sobre la última dictadura militar sentenció de tal modo a la Casa Rosada que desde la noche del domingo Marcos Peña y su equipo monitorean la polémica y evalúan los costos políticos que podrían depararle a Mauricio Macri.

En la cima del poder, en conversaciones que incluyeron al propio jefe de Estado, evaluaron echar al jefe de la Aduana durante las 48 horas que siguieron a su participación en el programa de TV “Debo decir”.

El funcionario acusado había negado la existencia de un plan sistemático de desaparición de personas durante la dictadura, y que “no es lo mismo 8 mil verdades que 22 mil mentiras”. Minutos después comenzó el repudio a sus polémicas frases en distintos grupos sociales y partidos políticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *