La Justicia pidió cruzar llamadas entre Lázaro Báez y CFK

Se enmarca en la causa que investiga presunto lavado de dinero en el desvío de fondos para obra pública


El juez federal Sebastián Casanello ordenó el entrecruzamiento de llamadas entre la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el empresario detenido Lázaro Báez y sus principales colaboradores.

La orden de Casanello apunta a “demostrar el vínculo que existía entre los imputados que se encuentran con procesamiento firme y los funcionarios públicos investigados”, en sintonía con el pedido de la Cámara Federal.

Casanello solicitó las llamadas entrantes y salientes de 78 líneas, entre teléfonos fijos y celulares de la ex presidente y su círculo más íntimo, en el lapso que va desde 2010 y 2013, el período que comprobó que Báez comenzó a lavar dinero. El listado del entrecruzamiento incluye las líneas de Báez y su círculo íntimo.

Se trata de 15 líneas asignadas al despacho presidencial y la Secretaría privada del gobierno en la Casa Rosada, 20 líneas asignadas a la residencia de Olivos y 33 líneas de teléfonos celulares asignadas a colaboradores y secretarios privados.

Esta es la primera vinculación directa de CFK en la investigación de Casanello sobre el lavado de dinero de Báez. La actual senadora está procesada en las causas Los Sauces, Hotesur, desvío de la obra pública y Memorándum de Entendimiento con Irán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *