La investigación brasileña “Lava Jato” que complica a De Vido

Se trata de la investigación de corrupción que pone en jaque al gobierno de Dilma. Las conexiones locales que forman parte de la causa.

La operación Lava Jato, una de las mayores investigaciones de corrupción en la historia sudamericana, no sólo pone en jaque al gobierno de Dilma Rousseff, y al ex presidente brasileño Lula Da Silva, sino que también ha llegado a involucrar a políticos argentinos.

La investigación se basa en un gran desvío de fondos en la petrolera estatal brasileña Petrobras, en el que un grupo de directivos de grandes empresas se repartía con políticos poderosos un porcentaje de cada obra. El método es estudiado por investigadores locales para detectar operativas similares.

La diputada de Cambiemos Elisa Carrió había denunciado en enero que dos acusados de Lava Jato habían signado que el ex ministro de Planificación Julio de Vido presionó para que la compañía Transener, perteneciente a Petrobras, quede en manos de Electroingeniería, firma ligada al kirchnerismo.

El ex director del área internacional de la petrolera brasileña, Néstor Cerveró, afirmó que en 2006 recibió cuantiosas coimas por esa venta, y además de mencionar a De Vido involucró en la misma operación a Roberto Dromi, ex funcionario de Obras Públicas del gobierno de Carlos Menem.

Lo que hicimos fue hacer cumplir las leyes nacionales y evitamos la integración monopólica y abuso de posición de dominante por parte de Petrobras“, replicó De Vido en su cuenta de Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *