Fernández Barrio: “No había nadie que respaldara a los enfermos de psoriasis y empecé a hacerlo yo”

La periodista que padece la enfermedad será parte del encuentro de Mujeres Comprometidas en Vicente López para contar su experiencia y brindar ayuda.


La psoriasis es una enfermedad que “si no la manejas, te rompe la cabeza”, la había descripto alguna vez la periodista Silvia Fernández Barrio quien desde sus 19 años la tiene.

Para la Organización Mundial de la Salud dicha enfermedad es crónica, no transmisible, dolorosa, desfigurante y discapacitante para la que todavía no hay cura. Sin embargo, la periodista buscó la manera para que pueda ser menos dolorosa: así es como empezó su fundación Asociación Civil para el enfermo de Psoriasis.

Este miércoles 8 de agosto a las 18hs, se realizará el encuentro de Mujeres Comprometidas en el Centro de Convenciones en Vicente López, Francisco Narciso de Laprida 150, que contará con la presencia de la periodista. Fernández Barrio contó estar “muy contenta por el encuentro. Cuando contas parte de la vida que mucha gente desconoce, a lo mejor despertamos que alguien lo vuelva a hace algún día”, remarcó en diálogo con Ventana Abierta por FM Milenium.

https://platform.twitter.com/widgets.js

La periodista destacó que la creación de su fundación, y en la mayoría de los casos, cuando se trata de la salud surgen por experiencias personales. “Tengo psoriasis desde mis 19 años, fui una enferma muy grave. Durante muchos años recorrí el mundo viendo quién podía devolverme mi piel, cosa que nunca nadie pudo”, señaló.

También explicó que, a sus 50 años, luego de una operación donde le colocaron un corticoide muy fuerte, volvió a tener esa piel que tanto anheló, pero no fue lo esperado. “Una inyección de corticoide muy fuerte para los enfermos de psoriasis, al principio es mágico porque tenés la piel nueva pero después vuelve mucho peor”, puntualizó.

“Tener una enfermedad crónica genera muchos gastos”, reconoció. Buscó la ayuda de su prepaga “chapeando nombre” pero no recibió buenas respuestas y como “no había nadie que respaldara a los enfermos de psoriasis, empecé a hacerlo yo”.

Con el tiempo, dejó un poco de lado su trabajo para abocarse de lleno en la asociación porque era su “pasión” y además sentía que su nafta “son los pacientes”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *