“Estamos como presos”, relató una argentina que vive en Bruselas

Una cordobesa de 60 años que trabaja en la capital belga habló con La Nación después del atentado que paralizó la ciudad esta mañana. 

Bruselas está en llamas. Sin transporte público, con la policía y las ambulancias en las calles, la ciudad se encuentra en caos luego de los atentados terroristas que causaron por lo menos 34 muertos y más de 100 heridos.

“Estamos como presos, es muy feo porque no sabemos cuándo podremos retomar una vida normal”, relató Magdalena De Raedemaeker, una mujer cordobesa de 60 años que trabaja en la Casa de las Américas en la ciudad. Dijo que estaba en la oficina cuando se enteró de las primeras explosiones en el aeropuerto.

Fue un momento de mucho sobresalto porque la mujer de mi jefe trabaja allí, pero después nos enteramos de que estaba bien”, contó. “Mi oficina queda a 12 cuadras del metro y en seguida supimos que había pasado algo porque el ruido de las sirenas era muy intenso y la gente corría por las calles”, relató la argentina sobre el ataque en la estación del metro Maelbeek.

Viviendo desde hace 25 años en Bruselas, Magdalena sostuvo que hoy por la tarde los únicos vehículos que circulaban por la ciudad eran las ambulancias y los autos policiales, ya que el gobierno le pidió a la gente que se quedara en su casa. “Bruselas tiene muchos túneles en el centro y cerraron todo. Fue un caos terrible. No hay trenes [volverán a circular a partir de las 16] , ni tranvías, ni metro”, lamentó.

Hasta el momento no hay víctimas argentinas por las explosiones que sacudieron el aeropuerto de Bruselas, y la estación de metro Maelbeek, adjudicadas por Estado Islámico (EI).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *