El Vaticano acepta a los divorciados, pero no el matrimonio homosexual

El pontífice presentó la exhortación apostólica Amoris Laetitia, producto del debate producido en el Sínodo de la Familia.

El Papa Francisco lanzó hoy la exhortación apostólica Amoris Laetitia en la que la Iglesia Católica dio un paso hacia la aceptación de los divorciados dentro de sus estructuras, mientras que continuó con el rechazo al matrimonio entre personas del mismo sexo.

El anuncio fue producto del debate producido en el Sínodo de la Familia, al interior del Vaticano. La presentación estuvo a cargo de los cardenales Lorenzo Baldisseri y Christoph Schoenbor. Allí Francisco expresó que la Iglesia debería ser un lugar de acompañamiento y ayuda, en lugar de una institución de juzgamiento.

Aún sin aceptar el matriomonio homosexual, el Papa exhortó a sus fieles a proteger a lesbianas y gays de la discriminación que sufren, y al no usar “leyes morales” para sojuzgar a su clero.

En cuanto a los divorciados, el papa Francisco dejó abierta la posibilidad de que los divorciados puedan volver a participar de la comunión al discernimiento de cada sacerdote.

Hay casos donde la separación es inevitable. A veces puede llegar a ser incluso moralmente necesaria, cuando precisamente se trata de sustraer al cónyuge más débil, o a los hijos pequeños, de las heridas más graves causadas por la prepotencia y la violencia, el desaliento y la explotación, la ajenidad y la indiferencia“, aseguró el pontífice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *