El Gobierno rechazó los aranceles para vender biodiésel a Estados Unidos

La Cancillería criticó la virtual prohibición al ingreso de ese producto. Está en riesgo un negocio de 1.200 millones de dólares. Los productores quieren que el Gobierno presente el caso ante la OMC.

El Gobierno rechazó hoy la decisión de los Estados Unidos de imponer derechos compensatorios a las importaciones de biodiésel argentino y advirtió que evaluará “todas las opciones disponibles”, incluyendo acciones legales, para revertir esa medida.

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto que encabeza Jorge Faurie aseguró que la suba de estos derechos “no se corresponden con ningún tipo de investigación objetiva ni metodología aceptable desde el punto de vista de las normas” de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

La decisión del gobierno norteamericano generó preocupación entre los exportadores argentinos de biodiésel y el rechazo de la cámara que agrupa a los exportadores de ese combustible.

“Estos derechos preliminares son consecuencia de la investigación promovida por productores privados de biodiésel de los Estados Unidos”, indicó la cancillería.

Agregó que “Argentina buscará revertir esta decisión preliminar defendiendo el interés de nuestro país, evaluará todas las opciones disponibles y se reserva el derecho de llevar adelante las acciones legales pertinentes”.

En los primeros seis meses del año, la Argentina exportó 741.485 toneladas de biodiésel por 543,8 millones de dólares y de ese total, Estados Unidos adquirió 716.485 toneladas, equivalente al 96%.

En 2016, las exportaciones de ese combustible a Estados Unidos significaron un ingreso de 1.240 millones de dólares, el 25% del total que la Argentina vende a ese mercado.

“Como había anticipado el Departamento de Comercio de los Estados Unidos a la Argentina meses atrás, el 22 de Agosto pasado dicho departamento impuso derechos compensatorios preliminares a las importaciones de biodiésel provenientes de Argentina”, señaló cancillería.

Explicó que “el Gobierno argentino que, junto con el sector privado nacional involucrado, coopera plenamente con la investigación que continúa llevándose a cabo, desea expresar su preocupación y recuerda una vez más que a nivel comercial multilateral se ha establecido que la Argentina no otorga subsidios a la producción de biodiésel”.

Asimismo manifestó su “rechazo” a la magnitud de los derechos preliminares impuestos, superiores al 50% y advirtió que “en las presentes circunstancias no se corresponden con ningún tipo de investigación objetiva”.

“Las exportaciones argentinas de biodiésel, una exportación con valor agregado y promovida por los estándares medioambientales vigentes en los países más desarrollados, derivan su éxito de la reconocida competitividad de la cadena de la soja en nuestro país”, señaló.

Frente a este conflicto, el Gobierno advirtió que “buscará revertir esta decisión preliminar defendiendo el interés de nuestro país, evaluará todas las opciones disponibles y se reserva el derecho de llevar adelante las acciones legales pertinentes”.

Fuente: NA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *