“El Chapo” Guzmán llegó anoche a EE.UU, lo escoltó la DEA

El capo narco extraditado desde México arribó al aeropuerto Mac Arthur de Long Island, cerca de Nueva York.

Alrededor de las 21:20 horas de ayer, hora local, Joaquín “El Chapo” Guzmán, llegó a Estados Unidos como parte de la extradición autorizada a ese país. El avión arribó al aeropuerto MacArthur en Long Island, tras cuatro horas de vuelo.

Según medios estadounidenses se espera que Guzmán comparecerá ante una corte federal en Brooklyn este viernes.

Un comunicado del Departamento de Justicia explicó que la acusación formal abierta en el distrito este de Nueva York contiene una disposición por la que primero debe entrar a Estados Unidos en ese distrito para preservar el proceso judicial abierto en la ciudad.

Ante la Justicia de los Estados Unidos, Guzmán enfrenta al menos seis acusaciones y se le imputan delitos en California, Nuevo México, Texas, Nueva York e Illinois.

El primero de los casos se remonta a 1995 y es ante una Corte Federal de California. Allí se lo acusa por conspiración para importar cocaína y lavado de dinero. En aquel tiempo, “El Chapo” estaba detenido en una cárcel de máxima seguridad en México, purgando una condena por homicidio y narcotráfico.

En agosto de 2009, una corte de Illinois lo acusó por narcotráfico. En este expediente se incluyen acusaciones para los principales líderes de los Cárteles de Sinaloa como Ismael Zambada García, Alfredo Guzmán Salazar, Jesús Vicente Zambada Niebla, Germán Olivares, Alberto Vázquez, Tomás Arévalo y Pedro y Margarito Flores.

Más cerca en el tiempo, una corte federal de El Paso, Texas, acusó al líder del Cártel de Sinaloa en 14 cargos. Entre ellos se le imputa haber supervisado el contrabando de miles de kilos de cocaína y marihuana hacia Estados Unidos. También se le agregan acusaciones de que sus cómplices secuestraron a un traficante de drogas en Texas, lo llevaron a México y lo mataron.

Tanto en 2001 como en 2009, EE.UU. había calificado a Guzmán de “significativo” traficante extranjero. Y en 2013 fue considerado como el “enemigo público número 1” de Chicago, el mismo título que había recibido Al Capone en 1930. La Comisión de Crimen de Chicago y la DEA argumentaron su calificación al señalar que Chicago es uno de los destinos mayores de heroína, marihuana, cocaína y otras drogas contrabandeadas por el Cártel de Sinaloa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *