Curas villeros buscan crear centros de asistencia para embarazadas

Argumentaron que estos hogares brindarán “una respuesta concreta a la dificultad de las jóvenes y adolescentes” embarazadas de los barrios populares


En línea con el rechazo al proyecto de legalización del aborto que sostiene la Iglesia Católica, los curas villeros de la Ciudad y Gran Buenos Aires anunciaron la creación de centros de contención y asistencia alimentaria, sanitaria y legal para mujeres con embarazos de riesgo o inesperados en los barrios pobres.

El padre Pepe Di Paola, quien en su exposición en la Cámara de Diputados vinculó la iniciativa con presuntas “intenciones del FMI” y es uno de los referentes que insisten en que el reclamo no proviene de los sectores más humildes, presentó junto a Basilio “Bachi” Brítez, Carlos Morena y monseñor Gustavo Carrara presentaron su propuesta ayer en la parroquia Cristo Obrero, ubicada en la Villa 31 del barrio porteño de Retiro.

Los centros, que serán más de 20 y estarán repartidos por la Capital Federal y el Conurbano, se llamarán “Hogar del Abrazo Materno” y tendrán el objetivo de dar “una respuesta concreta a la dificultad de las jóvenes y adolescentes” de los barrios populares “que llevan adelante embarazos de riesgo o incluso no deseados ni planificados”, explicaron. A su vez, afirmaron que se “acompañará con respeto y cariño a las mujeres que hayan atravesado el drama de un aborto“.

Y describieron: “En un clima de familia que recibe, abraza y acompaña se buscará sobre todo dar ánimo y fortaleza. Por otro lado, también se recibirá y acompañará en sus crecientes responsabilidades a los papás adolescentes y jóvenes”.

Entre las diferentes actividades, los grupos que trabajen en los centros ayudarán a las mujeres a acceder con mayor facilidad a políticas y programas de maternidad y facilitarán la asistencia legal en la Justicia en caso de que la decisión se dar el hijo en adopción.

En este sentido, calificaron estas situaciones como “dramáticas” y aseguraron hacerse “cargo” y no “esperar acríticamente la instalación de una verdadera cultura del descarte humano”.El texto fue firmado por cuatro obispos, más de 20 sacerdotes de las villas y dos religiosas.

Los hogares estarán a cargo de mujeres quienes, según los sacerdotes, “serán las protagonistas de estas propuesta” ya que no solo son “sujetos de derechos que no solo se reciben, sino que también brindan a sus pares”.

Mujeres que trabajan en los centros asistenciales de la Iglesia también tomaron la palabra:  Mariela Cisneros, de la parroquia Sagrado Corazón del Barrio Don Orione, calificó la propuesta como “humana”, mientras que Carolina Sánchez, de la parroquia Don Bosco de Quilmes, aseguró que muchas de las que están ayudando “en algun momento” también padecieron “las mismas situaciones”

En tanto, en el documento los sacerdotes manifestaron su “dolor” por la media sanción del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y le pidieron a los senadores que rechacen la iniciativa y que “tengan en cuenta el inmenso valor que tenga toda vida humana, la de la madre y de la niña o niño por nacer”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *