Corrientes: dos jóvenes murieron tras la caída de un rayo en un camping

La tragedia sucedió en la localidad correntina de Ituzaingó. Además de los fallecidos, resultaron heridos seis personas más.


Dos jóvenes misioneros de 20 y 24 años murieron tras caer un rayo en un camping de la localidad correntina de Ituzaingó, mientras que otras seis personas resultaron con heridas de distinta consideración.

Según confirmó el intendente de esa localidad, Edgardo Burna, las dos muertes trágicas ocurrieron este sábado por la mañana en dos carpas que estaban en el camping municipal de Ituzaingó, durante una fuerte tormenta eléctrica.

“Fue una tormenta tropical con mucha carga eléctrica, un diluvio realmente, y lamentablemente el rayo descargó en el camping en donde había 150 carpas”, relató Burna al canal de noticias TN. Y agregó: “Hubo dos fallecidos de 20 y 24 años, uno de ellos de Posadas, y otros seis heridos, de los cuales dos ya fueron dados de alta”.

El intendente indicó que en el camping no hay pararrayos, pero que sí hay a 100 metros. “Teníamos una serie de actividades, pero obviamente decretamos el duelo y ya trasladamos a todas las personas que estaban acampando al polidertivo porque el rato cortó la energía de toda lo zona”, comentó.

Según trascendió, en el predio del camping municipal habrían caído dos rayos.

Los cuerpos de las dos personas fallecidas que fueron identificadas por la prensa local como, Juan Manuel Salinas, de 24, de Posadas, y Juan Leandro Hartman, de 20, de Capioví, fueron trasladados hasta la morgue del hospital local para el examen médico legal, y para determinar las causales del deceso.

De acuerdo con testimonios recogidos en el lugar, fueron dos rayos los que cayeron en forma casi simultánea, un fenómeno bastante inusual.

“El primero rayo cayó después de las 6, el segundo al rato y movió hasta el suelo, fue como una descarga, fue desesperante”, relató Javier, un joven que se encontraba en el camping, en diálogo con el sitio Misionesonline. Según indicó, el segundo rayo provocó “como una descarga que levantó el piso”.

“Todo el mundo corría, había gente gritando, nos asustamos y nos metimos todos en el comedor cerca del baño”, añadió el muchacho.

Fuente: NA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *