Cómo entender el escándalo de Facebook

La empresa Cambridge Analytica está acusada de haber obtenido datos de 50 millones de usuarios de la red social sin permiso.

La consultora Cambridge Analytica está acusada de haber obtenido información de millones de usuarios de Facebook sin permiso, al violar las políticas de uso de la red social. Con esos datos se calcula que generó anuncios políticos dirigidos para favorecer la campaña presidencial de Donald Trump en Estados Unidos, así como para el Brexit del Reino Unido.

The New York Times y The Guardian hicieron público esto al subir las revelaciones de Christopher Wylie, ex empleado de Cambridge Analytica, sobre el uso de datos de perfiles en la red social de Zuckerberg para generar anuncios personalizados con fines políticos.

En el año 2014, Wylie, en ese momento empleado en Cambridge Analytica, contactó al profesor de la Universidad de Cambridge Aleksandr Kogan para idear un sistema que les permitiera obtener información relevante de un gran número de usuarios.

Kogan entonces creó una aplicación llamada This is your digital life que funcionaba como un test online, y que se presentaba solo como una herramienta de investigación.

A los usuarios se les pagó entre 2 y 5 dólares para tomar este detallado cuestionario sobre personalidad e intereses políticos, que para completarlo era necesario iniciar sesión en Facebook y otorgarle algunos permisos a la app, como recoger información sobre la actividad del usuario, acceder a la ubicación y a los contactos en la red, lo usual.

270 mil perfiles hicieron esa encuesta online, lo cual derivó en la recopilación de información de 50 millones de perfiles, debido a que la aplicación solicitaba el acceso a los datos de los amigos, logrando así magnificar el efecto.

“Explotamos Facebook para acceder a millones de perfiles de usuarios. Y construimos modelos para explotar lo que sabíamos de ellos y apuntar a sus demonios internos. Esa era la base sobre la cual la compañía se fundó”, confesó Wylie.

Esa información fue enviada a Cambridge Analytica sin el permiso de los usuarios, debido a que estos solamente aceptaban que su información se recopilara para fines académicos y no con otro propósito.

Donald Trump contrató los servicios de la consultora en 2016 por más de 6,2 millones de dólares, según datos de la Comisión Electoral Federal. Cambridge Analytica menciona en su sitio que “aportó a la campaña presidencial de Donald J. Trump la experiencia y el conocimiento que le ayudaron a ganar la Casa Blanca”.

Luego de que saltara el escándalo, Facebook suspendió la cuenta de Cambridge Analytica y le bloqueó a Wyle el acceso a Facebook, Instagram y WhatsApp.

“Proteger la información de los usuarios es parte fundamental de nuestra actividad, y exigimos lo mismo de parte de la gente que opera aplicaciones en Facebook”, informó la compañía mediante un comunicado.

La fiscal general de Massachusetts, Maura Healey, inició una investigación y dijo que Facebook y Cambridge Analytica deben dar respuesta a los ciudadanos por este asunto, dejando a la empresa con chances de sufrir una multa multimillonaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *