Caso Maldonado: la causa por escuchas pasaría a la justicia federal de Comodoro Rivadavia

La orden de escuchar esas conversaciones había sido dada por el apartado juez Guido Otranto, a instancias de la fiscal subrogante, Silvina Ávila.

La Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia sería finalmente la que resuelva la controversia planteada en torno a si se preservan o se destruyen los audios de las escuchas telefónicas a familiares y allegados al artesano hallado muerto el año pasado en las aguas del río Chubut.

El primer juez que tuvo el caso a su cargo, Guido Otranto, ordenó escuchar esas conversaciones, a instancias de la fiscal subrogante, Silvina Ávila; pero el juez que tomó intervención con posterioridad, Gustavo Lleral, dispuso la destrucción del material y declaró la nulidad de la información obtenida por esa vía.

El juez Lleral consideró que en lugar de investigar las comunicaciones de los gendarmes que llegaron a la vera del río Chubut, Otranto ordenó escuchas del hermano de la víctima, Sergio Maldonado, y a los testigos de la causa Ariel Garzi, Claudina Pilquiman y Marcela Anarda Stocovaz.  El magistrado cuando asumió en el caso, ordenó suspender las escuchas. Ahora pidió destruir los audios directamente.

Esta semana la fiscal Silvina Ávila apeló la decisión argumentando que las escuchas aportan prueba sobre falsos testimonios y un supuesto plan para plantar pistas con el objetivo de obstruir y desviar la investigación del caso Maldonado.

“El juzgado de origen es el de Esquel, y ahí deben ser dirigidas todas las impugnaciones que luego me serán remitidas, en el transcurso de los próximo días”, aclaró hoy en diálogo con Télam el juez Lleral.

Esa exclusividad implicó que el juez de Rawson se constituya en Esquel para asegurar proximidad en la investigación, condición que se prolongó hasta el 31 de diciembre, tras lo cual Lleral volvió a su asiento en la capital del Chubut y retomó el resto de las causas en su despacho, además del caso Maldonado.

Fuentes judiciales revelaron a Télam que si bien el juez de Rawson deberá declarar si es pertinente o no el pedido, es de práctica que si cumple los requisitos formales se habilite el recurso para elevarlo a la Cámara de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, que es el tribunal de alzada.

Ese foro está presidido por Javier María Leal De Ibarra e integrado por los magistrados Aldo Erico Suárez y Lilia Hebe Corchuelo de Huberman.

“Cualquiera de las partes puede cuestionar mi resolución ante la Cámara, eso es cierto, pero yo hice lo que considero que tenía que hacer y así lo dejé asentado por escrito como corresponde”, cerró Lleral.

Con información de Télam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *