Caso Blaquier: para los investigadores fue un suicidio

El cadáver del empresario fue hallado en una habitación del Hotel Sheraton de Pilar con un disparo en la cabeza.

El hombre de 57 años, accionista del Bingo Avellaneda y sobrino de Carlo Blaquier, dueño del azucarero Ledesma, murió a causa de un disparo de una escopeta efectuado bajo el mentón. Dejo tres escritos y solicitó llamar a uno de sus primos.

“La escopeta es de mi primo, Gastón Blaquier, y hoy lo engañé y le insistí que me la diera con la excusa de que me iba a cazar patos. No tiene nada que ver y le pido perdón por mentirle tan feo”, explicó en una de las notas halladas junto al cuerpo en la habitación 155 del hotel.

“Por lo visto, fue un suicidio. Alquiló una habitación y se quitó la vida”, informaron los investigadores. En ese sentido, el examen reveló la existencia de pólvora en las manos, lo que reforzaría la teoría del suicidio.

En la tercera nota encontrada dejó indicaciones de cómo informar a su familia: “Por favor, que mi mujer Josefina sólo se entere por mi mejor amigo, Miguel Blaquier”, solicitó el empresario antes de quitarse la vida.

La causa quedo a cargo del fiscal Leonardo Loiterstein de la UFI N°2 de Pilar, que aún no determinó el móvil que habría llevado a Blaquier a cometer el suicidio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *