Calu Rivero y una dura escena de violencia de género

La actriz fue protagonista de una imagen muy contundente en su novela Campanas en la Noche donde fue víctima de una violación. Fuerte debate en las redes sociales.


De a poco Campanas en la Noche comienza a dar que hablar y no es para menos después de la tremenda escena de anoche. Para los que no saben, Campanas en la noche cuenta la historia de Luciana (Calu Rivero), una joven que sufre violencia de género de parte de su marido, Vito (Esteban Lamothe). Cansada de ser víctima de los maltratos, decide abandonarlo y vive un intenso romance con Omar (Federico Amador). Pero, Vito no se resigna a perderla e intenta hacer todo lo posible para retomar el vínculo a cualquier costo. A tal punto que decide contratar a unos matones para darle un gran susto y que la secuestren. El plan le sale mal porque los delincuentes deciden llevársela y le piden una gran suma de dinero como rescate. De esta manera, Luciana vive su peor pesadilla e intenta dejar algunas pistas para que la encuentren. Incluso, logra escaparse en un descuido de sus secuestradores. Empieza a correr por un descampado, aunque uno de los hombres logra atraparla a los pocos segundos. Lo peor es que se aprovecha de la situación y la abusa sexualmente.

Como era de esperar, esta escena de violación fue muy comentada en las redes sociales  y despertó el debate con voces a favor y en contra. “Indignada por el personaje de m… que tiene que interpretar Calu. Vivo llorando”, escribió una televidente. “Se me estremeció el cuerpo entero al ver la escena de Campanas (en la noche), demasiado fuerte. Pensar que es lo que realmente pasa, todos los días, a una mujer distinta. Escalofriante”, dijo otra usuaria. “Mi personaje es Luciana, una chica muy humana, curiosa, espontánea, siempre está al servicio del otro, postergando sus propios deseos. Esto le trae un montón de complicaciones a lo largo de la historia. Muchas mujeres se van a sentir representadas“, contó Calu Rivero sobre el rol que interpreta en Campanas en la noche. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *