Buscan a un tercer sospechoso por el homicidio del empresario español

Se trata de un carnicero de nacionalidad paraguaya. Está siendo rastreado por la Interpol en el extranjero.

El asesinato de Roberto Fernández Montes sigue acumulando evidencias contra los acusados. A las imágenes de cámaras de seguridad, que mostraron paso a paso cómo los asesinos hicieron para deshacerse del cuerpo, se sumaron otras pruebas.

La primera fue el hallazgo de 20 mil dólares en el baúl del auto de Santiago Corona, yerno de la víctima. Esa plata, asegura la familia del empresario, estaba escondida en un mueble ubicado debajo del jacuzzi, adentro de una media.

Hay otra maniobra que genera sospechas. Según el abogado de la familia de la víctima, Matías Morla, Corona tramitó un seguro de vida a nombre de su suegro, que tenía como única beneficiaria a Natalia, su esposa. “Fue tramitado en agosto desde la computadora de Fernández Montes, con sus claves. Eso prueba que fue algo premeditado”, explicó Morla.

En cuanto a los presuntos cómplices con los que habría actuado Corona, los investigadores sumaron ayer un tercer sospechoso: un carnicero de nacionalidad paraguaya identificado por fuentes del caso como Pedro Fernández Torres (51), quien anoche era buscado por Interpol.

“Es el se ve vestido de rosa en las imágenes”, confirmó una fuente del caso. Según los registros de las cámaras, el carnicero habría ingresado al edificio de la víctima el sábado a las 9.05, cuando el empresario ya se había ido, con una copia de las llaves. La víctima regresó a las 12.09 y 45 minutos después apareció Corona. A las 13.20, ambos sospechosos cargaron un bulto en un auto de la hija menor del empresario y escaparon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *