Argentina y otros seis países pidieron suspender a Venezuela de OEA

El canciller Jorge Faurie y los de Brasil, Canadá, Chile, EEEU, México y Perú reiteraron su desconocimiento a las elecciones del 20 de mayo convocadas por Nicolás Maduro.

El canciller argentino, Jorge Faurie, pidió este lunes ante la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington la aplicación por parte de ese organismo de la Carta Democrática Interamericana para el caso de Venezuela.

El reclamo para suspender a la Nación que preside Nicolás Maduro del bloque de la OEA es impulsado por siete países: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Estados Unidos, México y Perú.

En su intervención ante los cancilleres del continente, Faurie remarcó que la crisis en Venezuela constituye “una amenaza para la estabilidad y seguridad regional” y sostuvo: “Los países de la región no pueden ser indiferentes frente al sufrimiento de un pueblo hermano. Debemos redoblar los esfuerzos para hacer frente a esta dramática situación”.

“La OEA no puede dejar de abordar la grave crisis que atraviesa Venezuela, tanto político-institucional como humanitaria”, señaló el funcionario argentino, quien consideró que “frente a la ruptura del orden democrático, la OEA tiene un instrumento bien claro: la Carta Democrática Interamericana”.

E insistió: “Debemos defender la democracia y el respeto de los derechos humanos en Venezuela mediante la aplicación de la Carta de la OEA, la Carta Democrática Interamericana y el fortalecimiento del sistema interamericano de protección de los derechos humanos”.

La Asamblea de la OEA en la capital estadounidense fue presidida en esta ocasión por el canciller de Paraguay, Eladio Loizaga.

La Argentina, al igual que otros países, desconoce la legitimidad del proceso electoral venezolano del 20 de mayo y cuyo resultado que dio ganador a Maduro, “por no respetar las garantías mínimas de libertad y transparencia”.

“La crisis humanitaria en Venezuela se ha agravado y profundizado de manera alarmante, provocando un éxodo creciente de venezolanos: más de 900.000 han migrado a diferentes países de nuestra región entre 2015 y 2017”, mencionó Faurie.

Y agregó que esa situación pone en riesgo la seguridad regional “en lo sanitario, epidemiológico, migratorio, alimentario, social y educativo”.

Las elecciones venezolanas del 20 de mayo, en las que Maduro fue reelecto, fueron desconocidas por Estados Unidos y el Grupo de Lima, un bloque crítico con el gobierno de Maduro que está integrado por Canadá y trece países latinoamericanos, por considerar que no ofrecieron garantías para ser “justas y libres”.

Fuente: NA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *