Agresión en Moreno: “Mi hija sentía los pinchazos, pero no sabía qué era”

La docente Corina de Bonis denunció que la secuestraron y que le escribieron una amenaza con un punzón en el abdomen. Habló la madre.

Olga, la madre de Corina de Bonis, la maestra de Moreno que fue secuestrada, torturada y amenazada de muerte por “hacer ollas en vez de dar de clases”, habló luego del violento episodio.

“Mi hija nunca pensó que la iban a secuestrar. Ella creía que le iban a robar. Me contó que sentía los pinchazos, pero no sabía qué era porque le pusieron una bolsa en la cabeza y la metieron en el auto, eran tres personas”, relató la señora de 80 años.

“Eran las 17.15, a cuatro cuadras de casa, no hay mucha gente, a ella la dejaron cerca del sindicato de televisión. Luego el auto desapareció. No era gente joven, la amenazaron y ella tenía mucho miedo. El auto dice que no era viejo, bordo, con pintura nueva, uno no sabe de dónde viene esto”, detalló Olga en declaraciones a Radio La Red.

La maestra fue dada de alta del Hospital de Moreno, continuará con asistencia psicológica y tiene un patrullero en la puerta de su casa.

“Estamos en la escuela, como podemos. Y esta tarde nos vamos a la fiscalía. No tenemos datos de quién pudo haberle hecho esto”, contó a Clarín la directora de la escuela Centro de Educación Comunitaria N° 801 (donde trabaja Corina), Leila Méndez Redilla.

“El que le hizo esto a la maestra no nos conoce. No sabe cómo actúa un centro complementario. Nuestros chicos van a una escuela primaria o secundaria y después vienen acá. Esto es un complemento de las tareas escolares. Damos almuerzo. Salvo la semana pasada, que ATE vino a hablar con el personal, nosotros no recibimos ni una arveja de una asociación política ni de un partido ni nada por el estilo. No tengo idea de quién fue”, aseguró la vicedirectora, María Fuentes.

“Sé que fue levantada por un auto, sé que le pusieron una bolsa en la cabeza. Sé que la lastimaron, que después fue llevada al hospital y que está bien. Le tallaron una amenaza con un punzón en el abdomen. Una amenaza bastante vil y cruel. Ella, como yo, estaba colaborando, cocinando”, contó Fuentes.

Corina sufrió una descompensación después de hacer la denuncia y permaneció internada preventivamente durante la noche del miércoles.

La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, dijo tras conocer el caso que “se cruzó una raya” y pidió que revisen las cámaras de seguridad en la zona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *